AJIMEZ ARTE

Publicaciones

Ajimez Libros. Poesía

Domus carmina

Hermes González

Portada Domus carmina.

 

Ver encarte

De este libro se han editado 300 ejemplares, numerados del 1 al 300 y firmados por el autor a un precio de 9 €.
Se ha hecho una edición especial de 35 ejemplares numerados en número romanos del I al XXXV con una obra original de José Santamarina realizada sobre cartulina Canson+corte y un precio de venta al público de 30 €.

ajimez@arrakis.es

 

DATOS DEL AUTOR

HERMES GONZÁLEZ (Las Segadas, Asturias, 1966) es miembro del Consejo Editorial de la colección Nómadas y de la revista Solaria. Ha colaborado en publicaciones como Los Infolios, El signo del gorrión , o Veneno. Ha publicado los cuadernos de poesía Como los westerns (Heracles y Nosotros, Gijón, 1992) y Roma en el espejo (Nómadas, Oviedo, 1999). Algunos de sus textos aparecen en la antología poética Cuaderno Laberinto (Alfonso Fdez. KRK, Oviedo, 1997).



... los meses esperan que el siguiente venga a continuación;
quizá la costumbre del mismo gesto, la evidencia que obliga
a buscar una tierra en un origen de tierra: un lugar donde
comenzar sea comenzar a ser lógico y hacer pie algo
que consiga que el sedentario no pase de largo. los días
empiezan el penúltimo día del año antes; en esa
media hora donde vencedores accidentales (nos) llevan
la delantera: no más del equilibrio de unos besos -cosa
sin importancia o con la importancia de una gallina dialéctica.
más tarde aparecerán ésos: los minutos que enumeran el
funambulismo de la existencia; al menos, de la (mía).

"no. ¿cómo se puede llamar cajón a una simple caja?" fue
la primera pregunta después de los primeros besos.
puede que suene a pregunta turista en tierra prometida,
a unos cuantos kilómetros de oasis o a esquina enrejada:
las diecisiete veces que no sonrió la madre -siempre las mismas nucas-,
las diecisiete veces que la madre no sonrió por la misma espera.
no acaba nunca la espera de esos dibujos de árboles. "no.
¿cómo se puede llamar cajón a una simple caja?" fue la primera
pregunta después de los primeros besos. puede que ese día
lo haya cambiado todo o casi todo.

 

Volver

Envía esta referencia